lunes, 30 de abril de 2012



LA EXPRESIÓN MUSICAL EN EDUCACIÓN INFANTIL




Con la expresión musical, se pretende que el niño adquiera una progresiva capacidad para servirse de este modo de expresión y representación al servicio de los objetivos generales.
Desde los primeros momentos de nuestra vida, todo nuestro cuerpo se convierte en un receptor de cualquier información sonora. Así, los sonidos pasan a ser compañeros de nuestra vida diaria: sonido de los coches, melodías de la radio o la televisión, sonido de los pájaros...

A lo largo de la Educación Infantil, es necesario generar contextos y situaciones adecuadas de juego, expresión y comunicación que permitan utilizar los elementos de la información sonora que hemos recibido.

Además, la expresión musical se relaciona con otras formas de expresión, como la plástica, la verbal, la corporal…para así posibilitar una mayor oferta de recursos comunicativos.

A través de la expresión musical, podemos conseguir la motivación de los niños y por tanto también ayuda a la formación integral, tanto cognitivo, afectivo, motor y social.

De entre las finalidades de la etapa, se puede destacar la de “compensar desigualdades”, y es que a través de la expresión musical, la cual se trabaja con el cuerpo, mediante canciones, instrumentos…es decir, mediante experiencias lúdicas; todos los niños están motivados y participan con interés.

Puesto que la metodología de la educación infantil se basa en actividades, juegos…es decir experiencias globalizadoras; en este sentido, la expresión musical constituye una experiencia globalizadora porque permite trabajar de una forma lúdica distintos contenidos de las diversas áreas.



A nivel de currículo de infantil, la expresión musical se recoge, según el RD 1630/2006 en el área de Los lenguajes: comunicación y representación, dentro del bloque “lenguaje musical”.

La expresión musical está relacionada con los siguientes objetivos generales:

-       desarrollar habilidades comunicativas en lengua oral y otras formas de expresión y comunicación”.

-       “conocer las manifestaciones culturales propias de la Comunidad Extremeña”.



En cuanto a los contenidos, como ya se ha señalado, se trata de una experiencia globalizada, por lo que se trabajan contenidos de todas las áreas:

-       Área de” Conocimiento de sí mismo y autonomía personal”, en el bloque “juego y movimiento”, porque las actividades son totalmente lúdicas y expresadas a través del cuerpo.

-       Área de “Conocimiento del entorno”, en el bloque “medio físico: elementos, relaciones y medidas”, porque vamos a utilizar distintos instrumentos musicales, las actividades también nos servirán para orientarse en el espacio.

-       Área de “Los lenguajes: comunicación y representación”, en los bloques “lenguaje corporal, musical y plástico”, porque a través de la expresión musical, vamos a trabajar sonidos producidos con el cuerpo, dramatizaciones, vamos a representar plásticamente contenidos y vamos a elaborar instrumentos musicales con material de deshecho.



Para trabajar la expresión musical en infantil, también es necesario contar con unos recursos didácticos. Entre estos materiales, podemos distinguir tres tipos: materiales, humanos y curriculares.

ü  Entre los recursos materiales, se pueden citar estos  tipos:

-       instrumentos estructurados, aquí se encuentran los instrumentos de percusión: pandero, triángulo, cajas chinas, chinchines…

-       instrumentos no estructurados, elaborados con material de deshecho: maracas hechas con latas, tambor con una caja de cartón…

-       las Nuevas Tecnologías: reproductor de CD, karaoke…

ü  En cuanto a los recursos humanos, se puede citar el propio cuerpo, los alumnos, el maestro/a…

ü  En lo que se refiere a los recursos curriculares, tenemos que señalar los libros especializados en educación musical, programas informáticos, las decisiones tomadas en el Proyecto curricular, la programación de aula…



Una vez que sabemos que recursos podemos utilizar, será necesario establecer las posibles actividades que se pueden realizar. Así se pueden distinguir:

-       Actividades en relación con el canto y la voz: cantar canciones, imitar sonidos, imitar instrumentos, ritmos, onomatopeyas…

-       Actividades relacionadas con el baile y la dramatización: dramatizar movimientos de personas y animales con canciones, bailes del folklore, bailes de salón…

-       Actividades en relación al ritmo: seguir el ritmo marcado por un instrumento, palmadas, golpes con los pies, ejercicios de respiración…

-       Actividades de discriminación auditiva: audiciones, discriminación de sonidos, imitación de sonidos y ruidos…

-       Actividades de educación instrumental: manipulación de instrumentos, tocar instrumentos, acompañar ritmos y silencios…

-       Actividades de audiciones: escuchar piezas musicales de distinto tipo.

-       Actividades relacionadas con el silencio: escuchar distintos sonidos y ruidos, permanecer en silencio un tiempo determinado…

-       Actividades relacionadas con la expresión corporal: gestos acompañados de música, movimientos bruscos y suaves, trabajando las distintas partes del cuerpo.



En conclusión se puede decir que, la expresión musical y su relación con otros lenguajes (plástico, corporal, expresión oral, plástica…), es fundamental y contribuye al desarrollo integral del niño. A través de ella desarrollan la imaginación y la creatividad, aprenden, construyen su identidad personal, muestran sus emociones, su conocimiento del mundo y su percepción de la realidad.



BIBLIOGRAFÍA

ü  Bernal, J y Calvo, Mª Luisa. (2000) “Didáctica de la Música. La expresión musical en educación infantil”. Aljibe, Málaga.

ü  Fuentes, P. y Cervera, J. (1989): “Pedagogía y Didáctica para músicos”. Ed. Piles. Valencia.

ü  Gallego, J.L. (1995). “Educación infantil”. Aljibe, Málaga.

ü  Lorente, R (1987): “Expresión Musical en preescolar”. Narcea, Madrid

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada