jueves, 26 de abril de 2012

TRABAJAR POR PROYECTOS EN EDUCACIÓN INFANTIL

 

Trabajar por proyectos en educación infantil es algo que desde años escuchamos, y somos muchos los maestros que los ponemos en práctica. Esto también ocurre con la programación en Unidade Didácticas, los talleres o centros de interés y demás.
Efectivamente, el trabajar por proyectos ofrece muchas posibilidades, tanto a maestros como alumnos, que no ofrece un aprendizaje tradicional. Al trabajar por proyectos los alumnos aprenden investigando, experimentando y viviendo cada uno de los procesos de enseñanza-aprendizaje. Y  es precisamente por esto por lo que son tan importantes y ofrecen tan buenos resultados.
Pero todo esto es fácil decírlo, como todo. Sin embargo, para trabajar correctamente en esta línea se necesita de una implicación total de los maestros. Es necesario un gran trabajo de elaboración, preparación de materiales y recursos y, como no, de evaluación.
Al trabajar por proyectos en esta etapa se nos permite globalizar, algo indispensable en educación infantil. A través de una base podemos trabajar todas las áreas curriculares mientras los alumnos están embelesados con todo lo nuevo que les aparece, con esos pensamientos y descubrimientos que les surgen y, por supuesto, disfrutando. Están tan inmersos que no se dan cuenta de todo lo que están interiorizando, de la cantidad de ideas y conceptos que están asimilando ni de la construcción tan importante que están haciendo de su aprendizaje.
Trabajando en esta línea también se favorecen las relaciones sociales y, con ellas, normas sociales de convivencia y valores tan importantes como la cooperación y  el respeto, ya que los  proyectos facilitan el trabajo en pequeños grupos y, por tanto, les ayuda a aprender a organizar el trabajo, las ideas y a repartir responsabilidades.
Pero ¿ cómo se trabaja realmente por proyectos en educación infantil? Para mí, los proyectos siempre deben surgir de los intereses de nuestros alumnos, de sus caracterísiticas, de sus necesidades y dudas. Y siempre deben partir, y digo siempre, de las ideas preconcebidas de nuestro grupo- clase. A partir de ahí debemos comenzar a trabajar. Por tanto, ¿cómo podemos introducir los proyectos en nuestra programación actual? Si dicha programación la realizamos durante los meses de septiembre y octubre, ¿qué proyectos introduzco?¿cómo se qué es lo que va a interesar a mis alumnos? ¿cómo se de antemano qué objetivos y contenidos marcaré? IMPOSIBLE.
Si os sirve de algo, yo nunca introduzco en mi programación anual los proyectos que vaya a realizar con ellos. Soy consciente de que realizaré varios a lo largo del curso, pero no se cuáles puesto que no se qué es lo que el día a día nos va air planteando. Así que los introduzco a posteriori como trabajos de ampliación o anexos.
Para que un proyecto realmente funcione debe surgir en un momento determinado y circunstancias determinadas: un pregunta de algún alumno, algo que ocurra en el aula, en el centro o en el barrio que  les llame la atención y que los haga preguntarse ciertas cosas; alguna visita que recibamos. Lo que sea, pero siempre debe ser algo que a ellos les despierte el interés de forma que espontáneamente la cabeza les comience a dar vueltas en busca de respuestas. Respuestas que, a través del proyecto, obtendrán. Si esto no es asi, el proyecto no es viable. Se tratará de meras actividades que realizarán que les interesará en mayor o menos medida, y poco más. No tendremos la implicación necesaria por parte del alumnado que les haga buscar y buscar para obtener respuestas a todas esas dudas y preguntas que ahora acuden a su cabecilla loca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada